Salsa bechamel y variantes

Salsa bechamel y variantes

salsa-bechamel-sobre-canelones

Aquí tienes muchas ideas para preparar una clásica salsa bechamel y variantes para distintos usos.

Lo primero que tienes que sabes es adaptar las proporciones de ingredientes al uso que vayas a darle a la bechamel.

  • Bechamel para gratinados: Por cada cucharada de harina, 1 cucharada de mantequilla y un vaso de leche (250 ml), sal, pimienta y nuez moscada
  • Si vas a usar la bechamel como salsa, para salsear pescados, verduras, carnes o pastas: Por cada cucharada de harina, 1 cucharada de mantequilla y un vaso y medio de leche (350 ml), sal, pimienta y nuez moscada
  • Bechamel para croquetas: Por cada 3 cucharadas de harina, 2 cucharadas de mantequilla y 2 vasos de leche, sal, pimienta y nuez moscada

ELABORACIÓN

bechamel paso a pasohaciendo-bechamel

  1. Ponemos a derretir la mantequilla, agregamos la harina sin dejar de remover hasta que ligue bien con la mantequilla. Hay que esperar que se integren y tomen color dorado.
  2. Incorporamos la leche (mejor caliéntala antes en el microondas) poco a poco, batiendo sin parar. Podemos usar un batidor de varillas para que la salsa resulte fina y sin grumos.
  3. Dejamos al fuego sin dejar de remover hasta que con el hervor espese a nuestro gusto.
  4. Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada y dejamos cocer unos 10 m.

Bechamel con cebolla rehogada

Si vamos a hacer croquetas o la base de algún relleno, utilizaremos menos leche, rehogaremos antes cebolla en la mantequilla o aceite, según la receta, y pondremos mitad leche y mitad caldo de verduras, pollo o pescado, u otras variantes según la preparación.


Bechamel al queso

Preparamos una salsa bechamel más bien clarita, y al final de la cocción añadimos 100 gr de queso rallado fuerte (tipo manchego o parmesano). Removemos hasta que el queso se derrita. Acompaña pastas y podemos utilizarla también en gratinados, sobre todo de verduras.


Bechamel de espinacas

Una vez terminada la bechamel la pasamos por la batidora con unas hojas de espinacas cocidas. Trituramos bien hasta que quede cremoso. Para pescados cocidos (ej. salmón o merluza), huevos duros que después gratinamos con queso, patatas al horno que adornamos con trocitos de bacon dorados en aceite, etc.


Bechamel con tomate

Preparamos la bechamel y la mezclamos con unas cucharadas de salsa de tomate frito. Para gratinados de verduras, huevos duros o escalfados, gratinados de carne, etc.


Bechamel con bacon o jamón

Junto con la mantequilla en el primero paso de la elaboración salteamos unos taquitos de bacon o de jamón cocido y seguimos la receta. Perfecta para gratinados de verdura.

 



¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!