10 consejos para adelgazar sin esfuerzo

10 consejos para adelgazar sin esfuerzo

adelgazar-sin-darte-cuenta
Si has ganado unos kilos, recupera tu figura con estos 10 consejos para adelgazar sin apenas darte cuenta. Sin dietas, sin pasar hambre y, sobre todo, sin pasarlo mal. ¡Ojo que empezamos!

  1. Llena tu frigorífico de productos sanos. Para eliminar el “pecado” funciona muy bien eliminar en la medida de lo posible la “tentación”. No se trata de que en tu frigorífico solo haya lechugas, pero sí de que elimines de tu lista de la compra aquellos productos que, aunque te encanten, son enemigos natos de tu dieta. Dulces, salsas industriales, embutidos y salchichas, entre otros. ¡Así será mucho más fácil!
  2. Raciones pequeñas. ¿Has escuchado la expresión de que se come antes por el ojo que por la boca? Muchas veces llegamos a casa con tanta hambre que nos llenamos los platos hasta arriba. ¿La solución? Elige platos más pequeños y llénalos igual. Te darás cuenta de que ver el plato rebosando hace psicológicamente la misma función, pero estás ingiriendo la mitad de comida.¡Haz la prueba, verás que también te sacias!
  3. No te saltes ninguna comida. Este es un mantra repetido hasta la saciedad en cualquier lista de consejos para adelgazar o dietas. No te saltes comidas. No te hará adelgazar y, lo peor, es que llegarás a la siguiente ingesta con más hambre y comerás con menos consciencia. Come todas las veces que hace falta pero elige alimentos más sanos.
  4. Bebe mucha agua. Cuando bebes agua, estás limpiando tu organismo, estás ayudando a eliminar toxinas y estás saciando el apetito. Antes de comer, antes de acostarte, desayunando, ¡cuando te apetezca! Te va a sentar genial y va a ser tu aliada perfecta para adelgazar sin darte cuenta.
  5. Cambia tus hábitos. Si no tienes tiempo o no te gusta ir al gimnasio o hacer deporte por tu cuenta no te martirices, ¡tenemos algunos trucos que pueden ayudarte!
    Basta con cambiar un poco tu rutina diaria, subir por las escaleras, hacer la compra en diferentes lugares, pasear al perro dando un largo paseo, ir andando a lugares a los que irías en bus o coche, usar la bicicleta como medio de transporte, etc. ¡Todo ayuda!
  6. Empieza con una ensalada. Empezar tus comidas con una rica ensalada es una idea genial ya que, además de que te aseguras la ingesta de verduras y hortalizas, te sacias y llegas al plato fuerte con menos hambre. Lo que te hará comer menos y con menos ansiedad.
  7. Añade picante a tus platos. Añade un toque picante de guindilla, cayena o jengibre a tus comidas para acelerar tu metabolismo hasta un 25 por ciento. Numerosos estudios aseguran además que el picante tiene un efecto saciante y reduce las ansias de dulce después de las comidas.
  8. Come sentado y tómate tu tiempo. Disfruta de la comida y tómate tu tiempo. Mastica varias veces, el cerebro tarda 20 minutos en registrar que está saciado por lo que si comes demasiado rápido puede pasar que comas de más.
  9. Duerme lo suficiente. Esto tiene una explicación científica, además de todas ventajas de dormir bien como mejorar el cutis, mejorar el humor y aumentar la productividad y capacidad de concentración dormir bien puede ayudarte a adelgazar. Cuando no estamos durmiendo bien nuestro cuerpo se preocupa y libera una hormona que restringe el uso de energía y aumenta el apetito: la grelina. ¡Respeta tu tiempo de descanso!
  10. Date algún capricho, no te obsesiones. Ninguna premisa llevada al extremo es buena. Si te obsesionas llegará el momento en que te canses y la ansiedad te haga comer más y tener más hambre. ¡Date un capricho de vez en cuando! Si te gusta el chocolate o algún tipo de embutido o queso graso,cómetelo. Un día es un día.


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!