7 verdades y mitos sobre el microondas

7 verdades y mitos sobre el microondas

microondas-verdades-mitosEl microondas es un electrodoméstico que se encuentra en casi todas las cocinas y que, además, es de uso diario. Mucho se ha dicho y escrito sobre sus posibles efectos contra la salud pero lo cierto es que cada somos vez más los que lo usamos no solo para calentar líquidos o recalentar restos de comida, sino también para cocinar. En este post resolvemos algunas de las dudas que nos pueden surgir respecto al uso de este electrodoméstico.

Aquí tienes 7 verdades y mitos sobre el microondas que te ayudarán a resolver tus dudas sobre el uso de este electrodoméstico.


1. Los microondas generan radiactividad o crean compuestos radioactivos. FALSO.

Las microondas son ondas electromagnéticas que no tienen nada que ver con la radiactividad. Además, este tipo de radiación está presente a tu alrededor día y noche por otras muchas razones, uses un horno microondas o no.


2. Los microondas destruyen los nutrientes en la comida. VERDADERO Y FALSO.

Se trata de una afirmación que no es del todo errónea, pero sí engañosa. Los nutrientes se descomponen cuando entran en contacto con el calor, sea cual sea la fuente. La cocción en general en cualquier medio puede reducir los niveles de algunos nutrientes y aumentar otros. En este sentido calentar en el microondas destruye los mismos nutrientes que cocer al fuego.

Pero hay determinados alimentos que pierden más nutrientes si se someten al calentamiento por microondas que en un calentamiento normal al fuego: el brócoli, la mantequilla, el ajo, el arroz, los espárragos y la naranja son algunos ejemplos. Evita cocinarlos en el microondas y recurre a cocciones tradicionales.


3. No todos los recipientes de plástico sirven para cocinar en microondas. VERDADERO.

Aunque la mayoría de recipientes de plástico que se encuentran en el mercado actualmente son aptos para conservar alimentos y para soportar el calor del microondas, debemos asegurarnos mirando la base del recipiente donde deben aparecer dos grabados:

  • uno con un tenedor y una copa para indicar que es apto para contener alimentos
  • y otro con dos líneas en zig zag para indicar que es apto para microondas.

Hay quienes defienden que, aunque sean aptos, todos los recipientes de plástico liberan dosis tóxicas de Bisfenol A, pero hay estudios contradictorios sobre el teme. Por ello, es mejor utilizar recipientes de vidrio o cerámica.


4. Hervir agua o leche en el microondas puede ser peligroso. VERDADERO.

Cuando calentamos un vaso o recipiente con agua en el microondas, curiosamente no se generan las burbujas de ebullición típicas. Sin que “rompa” a hervir, al mover este agua o dejar caer algo en ella, el calor se libera violentamente provocando una erupción de agua hirviendo. Aunque, obviamente, hace falta mucho tiempo expuesto al calor del microondas para que se den estas circunstancias, cuando calentemos leche o agua para una infusión debemos tener cuidado al meter luego la cucharilla!!


6. Los microondas dejan escapar las ondas al exterior. FALSO.

Las microondas no atraviesan las paredes ni la rejilla de la puerta si el microondas está en buen estado, y aún en el caso de un microondas antiguo con problemas de fugas, las ondas pierden intensidad en el exterior.


7. Cocinar en el microondas elimina las posibles bacterias del alimento. FALSO. 

También se suele creer que el calor emanado por el microondas desinfecta las verduras, algo que es totalmente falso. Las bacterias no se eliminan a través de la cocción del microondas. Además, sus posibilidades de permanecer en los alimentos aumentan cuando éstos se salan, ya que la sal hace de barrera protectora para que la bacteria no se elimine.


Aquí os dejamos algunas recetas deliciosas cocinadas en microondas:

Crema pastelera rápida en microondas

Tortilla de patatas en microondas

Pastel de queso en microondas

Berenjenas rellenas en microondas

 



¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!