Cómo congelar las patatas

Cómo congelar las patatas

congelar-patatasAunque estemos acostumbrados a ver en la sección de congelados del supermercado bolsas con patatas ya cortadas listas para freír, lo cierto es que llevan un complicado proceso industrial para conseguirlo porque este vegetal no soporta del todo bien este proceso de conservación.

La congelación afecta tanto al sabor como a la textura (resultan acuosas). Es recomendable evitar, siempre que sea posible, congelar las patatas. Sobre todo si van a ir acompañando a un plato en el que vayan cocidas o al horno. Siempre es mejor optar por patatas frescas y prepararlas en el momento. Pero, ¿y si ya las hemos cortado o pelado y no queremos desaprovecharlas?

Enteras, fritas o en puré. Aquí os dejamos algunas recomendaciones sobre cómo congelar las patatas.

Congelar patatas enteras

  • Pela las patatas o limpia muy bien la piel.
  • Por agua a calentar y cuando rompa a hervir introduce las patatas durante 5 minutos.
  • Sácalas y déjalas enfriar en un bol de agua con hielo.
  • Sécalas muy bien, si queda humedad se formará hielo al congelarlas.
  • Las patatas congeladas deben tener un corte grueso. Evita congelar patatas cortadas en láminas e incluso si es posible, congélalas enteras sin no son muy gruesas.
  • Utiliza bolsas cerradas o recipientes herméticos para guardar en el congelador. Hay que eliminar el aire todo lo que podamos. Si tienes un sellador de vacío, es perfecto. En otro caso aprieta con las manos para sacar todo el aire.
  • Se mantienen durante muchos meses en el congelador.

Congelar patatas fritas

Cortamos las patatas en bastones, las metemos en agua con sal y un chorrito de vinagre y las freímos normalmente, pero en aceite de girasol (no de oliva). Hay que dejar unos minutos pero sin que lleguen a dorarse, tienen que estar medio fritas.

Las sacamos y las dejamos escurrir muy bien para que no se peguen unas con otras al congelar. Lo mejor es ponerlas dentro del congelador en una bandeja separadas y sin apelmazar hasta que estén medio congeladas, y después ya meterlas en bolsas.

Al sacarlas, solo hay que terminar de freír uy dorar por un par de minutos y no es necesario descongelar previamente.

Congelar puré

El puré de patatas ya elaborado, con la leche, la mantequilla… se puede congelar perfectamente. Notarás al descongelar que ha perdido un poco su textura, pero solo es cuestión de pasar un momento por la batidora para que vuelva a quedar cremoso.

 

 



¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!

Al interactuar en nuestra web aceptas nuestros términos y condiciones. Utilizamos cookies para mejorar la experiencia en esta web y mostrar publicidad personalizada. Consulta nuestros términos