Cómo se prepara la quinoa

Cómo se prepara la quinoa

como se prepara la quinoa

La quinoa o quinua es uno de los alimentos mejor considerados por nutricionistas en la actualidad. Aquí te contamos cómo se prepara la quinoa, para que la incorpores a tu dieta y ganes salud y sabor.

La quinoa es considerado un cereal por su presentación y consumo, pero realmente se trata de la semilla de una planta, y es el único vegetal que encierra todos los aminoácidos y vitaminas presentes en la naturaleza.

Posee proteínas vegetales, no tiene gluten y es saciante y de fácil digestión. Es rica en vitaminas B, C, E, tiamina, rivoflavina, y  minerales como fósforo, potasio, magnesio y calcio entre otros.

Contiene practicamente las mismas calorías que el arroz. Cada 100 gr de quinoa cruda aportan unas 350 calorías, pero una ración para ensalada y salteados (un cuarto de taza por persona es la ración habitual, unos 50 gr) contienen unos 160 calorías.

Hay distintas variedades de quinoa fácilmente diferenciables por su color. Las propiedades nutricionales, la preparación y el sabor son prácticamente iguales pero hay pequeños matices.

quinoa-variedades

Quínoa blanca: Es la más conocida y habitual en el mercado. Posee algo más de fibra que las demás, por lo que es más saciante. Tiene también menos carbohidratos.

Quínoa roja: Contiene menos grasas y más carbohidratos, con un aporte calórico ligeramente superior (unas 170 calorías por ración).

Quínoa negra: Es un cruce de semilla de quínoa y de espinaca. Es más crujiente y contiene litio, lo que la convierte en un alimento perfecto para estados de estrés o depresión.


Sabiendo todo esto no es difícil comprender por qué es calificada como ‘súper-alimento’.

Pero ¿cómo se prepara la quinoa? Es muy fácil si sigues estos pequeños consejos.

  1. La quinoa se presenta en granos muy pequeños, secos y envasados al estilo de las legumbres.
  2. La mayoría de los envases de quinoa que encuentras en el mercado envasados vienen listos para su consumo, pero si la compras a granel o sin procesar lo primero que tenemos que hacer es lavar bien bajo el grifo los granos de quinoa usando un colador. Veremos que sale una espumilla que hay que ir desechando y eliminando hasta que desaparezca y el agua salga limpia. Se trata de una sustancia, las saponinas, que puede amargar el resultado si no se elimina porque presentan cierta toxicidad.
  3. En este punto, y antes de cocerla, puedes saltearla (tostarla) en la cazuela con un poquito de aceite. De esta forma la quinoa despide todo su característico sabor a nuez y se vuelve más aromática, pero este paso no es necesario. Si es quinoa envasada y lista para consumo simplemente la tuestas un minuto tal como sale del envase.
  4. Para cocerla ponemos una medida de granos de quinoa por el doble de agua o caldo y hervimos a fuego medio unos 15 minutos hasta que el grano se abra, se vuelva traslúcido y absorba todo el líquido. El gérmen debe quedar al dente.
  5. Después se deja reposar tapada otros 5 minutos para que termine de hincharse y se asiente el grano. Se sigue ‘cocinando’ incluso después de retirarla del fuego.
  6. Antes de consumirla hay que escurrirla bien y ‘airearla’ con un tenedor para que los granos se separen y quede suelta, como se suele hacer con el cuscús para que no se apelmace.

¿Cómo servir la quinoa?

  • Se puede guisar directamente una vez lavada como hacemos con el arroz. Es decir, hacemos un sofritos con verduras, pollo, o los ingredientes que quieras, y añadimos la quinoa y el caldo para que se cocine todo junto. De todas formas, aseguras mejor el resultado cuando la cueces aparte y de todas formas como no desechamos ningún caldo (la quinoa lo absorbe todo) el grano adquiere el sabor y los nutrientes por sí solo.
  • Con este sistema se puede preparar también al horno, como el arroz, pero el punto de cocción tampoco se controla como en la cocción aparte.
  • Una vez hervida se puede añadir a postres (no es ni dulce ni salada) al estilo de los cereales, o de los copos de avena. Se puede tomar con leche de soja o de vaca, con frutas frescas picadas.
  • Se puede servir en ensaladas frescas, como en la foto superior, con ingredientes y vinagretas a tu gusto, o en salteados y woks de verduras con pollo y otras carnes.
  • Puedes aromatizar a tu gusto con curry, cúrcuma, jengibre, zumos de lima o limón, o añadir salsa de soja a tus salteados de quinoa.

quinoa-ensalada1



¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!