7 usos prácticos para los posos del café

7 usos prácticos para los posos del café

poso-de-cafeAdemás de ser, para muchos de nosotros, un compañero imprescindible para empezar el día, el café que tomamos puede sernos de gran ayuda para otras muchas cuestiones. ¿Cómo? Pues aprovechando los posos de café que quedan en la cafetera.
Se conoce como poso al residuo que queda en el filtro de la cafetera y éstos tienen más propiedades y usos de los que nos imaginamos. Aquí tienes 6 usos prácticos para los posos del café que te sorprenderán.


1. Como exfoliante para la piel.

El café puede ser un fantástico exfoliante natural. Existen varias formas de usarlo en tratamientos faciales.

Podemos añadirlos a nuestro exfoliante habitual o fabricarnos una mascarilla casera con aceite de oliva y frotarnos suavemente la cara con la mezcla. Recordemos no frotar muy fuerte para no dañar la piel. Además podemos triturar los posos para hacer el grano aún más fino.  


2. Para eliminar la celulitis.

Las cremas anticelulíticas que encontramos en las tiendas suelen tener un precio bastante elevado y ya sabes que la cafeína -que es un ingrediente común en las cremas de supermercado- mejora el metabolismo de las grasas, reduciendo la aparición de nódulos de grasa bajo la piel. Podemos mezclar los posos del café con un elemento hidratante como el aceite de coco o de almendras y frotarla sobre la piel con movimientos circulares para luego enjuagar. Fácil, económico y  natural.


3. Para acondicionar cabellos oscuros.

La cafeína es recomendada como ingrediente esencial de cualquier tratamiento natural para lograr un pelo extrabrillante. ¿Cómo hacerlo en casa? Puedes usar el café que te ha sobrado en la cafetera e ir apilandolo hasta conseguir llenar con él una botella pequeña. Déjalo enfriar. Con el pelo mojado, vierte el café sobre tu pelo, recógete el pelo y déjalo actuar unos 20 minutos. Eliminar con agua y seguir con esa rutina una vez a la semana, ¡¡obtendrás resultados espectaculares!!

Si tu pelo es muy claro no es aconsejable porque puede oscurecerlo.


4. Para cuidar del jardín.

Los posos de café son muy útiles para cuidar nuestro jardín. Funcionan como fertilizante para aquéllas plantas que necesitan un suelo ácido como tomates, rosas, hortensias y algunos árboles frutales. También son muy usados para crear compost mezclado con otros residuos orgánicos. Hacen que nuestras plantas retengan la humedad y  ayuda a la ventilación de la tierra ya que los posos son ricos en fósforo, potasio, magnesio y cobre, y liberan nitrógeno en el suelo a medida que se degradan.

Además, los posos del café son un perfecto repelente de insectos. Lo que nos ayudará a mantener nuestro jardín en perfecto estado.


5 . Para eliminar malos olores.

Para evitar ese desagradable olor que a veces emana de los desagües  podemos usar los posos del café.  Calienta agua y llévala a punto de ebullición y añádele los posos del café. Viértela en el desagüe y déjala actuar durante unos 10 minutos. Los efectos durarán una semana aproximadamente.

También servirá para evitar los malos olores dentro de la nevera. Coloca los posos del café en un cuenco dentro de la nevera y los olores desaparecerán. ¡Pruébalo y sorprèndete!


6. Jabón de cocina.

Guarda los posos en un bol y frótate las manos con ellos cuando manipules en la cocina ajos, cebollas y otros productos que desprenden mal olor. Luego te enjuagas y verás como el mal olor de las manos ha desaparecido.


7. Para limpiar ollas y sartenes.

El café es ácido y ligeramente abrasivo, lo que lo hace ideal para el lavado de superficies como encimeras, cocinas y neveras. Usa tus posos solos o mézclalos con tu jabón habitual para lavar sartenes y ollas.

 



¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!

Al interactuar en nuestra web aceptas nuestros términos y condiciones. Utilizamos cookies para mejorar la experiencia en esta web y mostrar publicidad personalizada. Consulta nuestros términos